Cervantes

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobretodo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia dondequiera que esté.

MIGUEL DE CERVANTES
Don Quijote de la Mancha.

28 de agosto de 2015

Colombia: entre la espada (gringa) y la pared (bolivariana)


Colombia es hoy en día un país ocupado por los Estados Unidos quien ha instalado siete bases militares ubicadas en Palanquero (Valle del río Magdalena), Malambo (Costa del Caribe), Apiay (Llanos orientales), Málaga (Costa del Pacífico), Cartagena (Costa del Caribe), Tolemaida (Centro del país) y Tres Esquinas (Región amazónica), superpuestas a las principales bases militares colombianas. La primera y más grave consecuencia de la instalación de las bases estadounidenses es la desaparición de la independencia y la soberanía nacional de Colombia. También significa que:
a) En Colombia el monopolio de las armas en manos del Estado ha desaparecido;
b) El reconocimiento de que la Fuerza Pública colombiana (integrada por 500.000 soldados y policías, la más grande de Sudamérica, incluso mayor que la de Brasil) es incapaz, por sí sola, de defender la independencia, la soberanía y el orden institucional;
c) La aceptación de que la defensa de estos valores esenciales está en manos de fuerzas extranjeras. El Comando Sur de Estados Unidos es el verdadero comando supremo de la Fuerza Pública colombiana la cual depende económica, ideológica y militarmente de Estados Unidos y está profundamente comprometida con los intereses estratégicos de ese país [1].
La ocupación de Colombia por los Estados Unidos no es solo militar sino económica. Desde mayo del 2012 comenzó a regir entre ambos países el Tratado de Libre Comercio (TLC) cuyos resultados son los siguientes:
a) Antes de que entrara en vigencia, las exportaciones de Colombia hacia Estados Unidos se habían prácticamente triplicado, al pasar de US$8.500 millones a US$22.000 millones entre 2005-2012, gracias fundamentalmente al auge de exportaciones de petróleo y carbón. Al finalizar 2012, ese total de exportaciones representaba el 5,9% del PIB de Colombia; durante 2013-2014, el total de las exportaciones cayó, hasta cerrar en US$18.500 millones el 2013 y unos US$14.000 millones en 2014. Lo anterior implica que esas exportaciones en vez de incrementarse, están descendiendo para representar tan solo 4,9% del PIB en 2013 y 3,8% del PIB al cierre de 2014. De hecho, las exportaciones no-tradicionales, que debían haberse impulsado, se han reducido de 1,5% a 1% en 2014. Estos registros implican un desfase en el cumplimiento de las metas de exportaciones del orden de 60% [2];
b) Otra de las promesas fue el aumento de la inversión de Estados Unidos en negocios en Colombia, no obstante, desde 2012 la Inversión Extranjera Directa proveniente desde ese país cayó 10,6%;
c) Desde que inició el TLC, en mayo de 2012, Colombia no ha tenido un solo mes con superávit comercial;
d) El año 2014 cerró con un déficit en Cuenta Corriente por US$19.780 millones y un déficit comercial por US$ 6.293 millones, los más altos en la historia de Colombia [3].
La estrategia de los Estado Unidos para Colombia es un poliedro de varias aristas de las cuales lo militar y lo económico son solo una parte. Otras se refieren a lo social y lo político. No hace falta ser un sesudo analista político para darse cuenta que la ocupación de Colombia está relacionada, entre otras cosas, con el intento de frenar la extensión de la Revolución Bolivariana a ese país. En ese enfrentamiento, los Estados Unidos tienen como máximo, ferviente e incondicional aliado en Colombia, al expresidente Álvaro Uribe Vélez con toda su logística paramilitar. Los Quinta Columna venezolanos se reúnen frecuentemente en Bogotá con él, reciben cursos y adiestramiento paramilitar, además de financiamiento proveniente, con toda seguridad, del lavado de dinero sucio del narcotráfico. Entre ambos han asumido la estrategia de contactar a la delincuencia en Venezuela suministrándoles armas y drogas para incrementar la inseguridad en los barrios y urbanizaciones. Sería muy largo enumerar aquí todas las argucias y artimañas que el eje Estados Unidos-Colombia ha orquestado contra Venezuela así que lo dejaremos para otro artículo. Lo que queremos argumentar, tal como se corresponde con el título que le hemos dado a este escrito, es la posición entre la espada y la pared del Pueblo colombiano. En lo social, Colombia exhibe varios preocupantes records:
a) La mayor fosa común de Latinoamérica, La Macarena con (se estima) 2000 cadáveres [4].
b) Es el segundo país del mundo con más desplazados internos (6.04 millones) cerca del 12% de su población [5].
c) Es el 14º país con mayor desigualdad dentro de 134 observados por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) [6].
d) El 28.5% de la población se encuentra en condiciones de pobreza monetaria (no alcanzan a tener el ingreso que garantiza comprar una canasta básica), 33.1% en Cúcuta [6].
No es de extrañar entonces que muchos ciudadanos colombianos (se dice que hay 6 millones en Venezuela) decidan probar suerte en la Patria de Bolívar. Algunos de ellos, una minoría, se dedican al contrabando y al delito. Otros, la mayoría, son honestos trabajadores en labores agrícolas, artesanales, técnicas y profesionales. Y aun cuando los medios de comunicación privados, tanto de Venezuela como de Colombia, mantengan una diaria campaña contra la Revolución Bolivariana, no hay forma de ocultar lo que es inocultable: los avances sociales y políticos de Venezuela en comparación con Colombia. Y aun cuando su Patria esté ocupada militar, económica y políticamente por los Estados Unidos, el Pueblo colombiano, que lleva más de cincuenta años en guerra civil, logrará la paz y con ella el socialismo. Escríbanlo.


[1] Armando Suescún. "Bases estadounidenses en Colombia". La Hojarasca, alianza de escritores y periodistas. No 46, 27 Agosto 2015. http://www.escritoresyperiodistas.com/NUMERO46/armando.htm.
[2] Sergio Clavijo. "Una evaluación del TLC de Colombia y Estados Unidos". La República. 21/10/2014.
http://www.larepublica.co/una-evaluaci%C3%B3n-del-tlc-de-colombia-y-estados-unidos_182676.
[3] RECALCA, Red Colombiana de Acción Frente al Libre Comercio. 15 de Mayo 2015.
http://www.recalca.org.co/balance-de-los-3-anos-del-tlc-con-estados-unidos/.
[4] http://elsalmonurbano.blogspot.com/2013/12/la-mayor-fosa-comun-de-america-latina.html
[5] http://www.elpais.com.co/elpais/colombia/noticias/colombia-segundo-pais-con-desplazados-internos-mundo.
[6] http://www.eltiempo.com/economia/indicadores/pobreza-y-desigualdad-en-colombia/15457376.

Alerta Venezuela

No dejen de ver este conmovedor video

LatinoAmérica Calle 13

Así preparan la cocaína: un cocktel de venenos.

The American Dream

Facebook, Israel y la CIA


La Revolucion de la Clase Media

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

La Ola se extiende por todo el mundo arabe : Bahrein

La Caida de un Mercenario

La Revolucion no sera transmitida (I)

(II) La revolucion so sera transmitida

(III) La Revolucion no sera transmitida

(IV) La Revolucion no sera transmitida

(V) La Revolucion no sera transmitida

(VI) La Revolucion no sera transmitida

(VII) La revolucion no sera transmitida

(VIII) La Revolucion no sera transmitida

Narcotrafico SA

La otra cara del capitalismo...

Manuel Rosales mantenia a la oposicion con el presupuesto de la Gobernacion del Zulia...

El petroleo como arma segun Soros

Lastima que se agacho...

El terrorismo del imperio

Promocional DMG

Uribe y DMG