Cervantes

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobretodo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia dondequiera que esté.

MIGUEL DE CERVANTES
Don Quijote de la Mancha.

15 de septiembre de 2015

México sin independencia: se vive la dictadura de la oligarquía más feroz en Latinoamérica

Por:  / 15 septiembre, 2015
mexicodestruido

Con la contrarrevolución de la tecnocracia se puso fin al concepto de nacionalismo, punto de arranque del régimen de la Revolución Mexicana que permitió apuntalar la marcha de la sociedad hacia la conformación de un Estado progresista. De ahí que sea correcta la diferenciación histórica entre un antes de la toma del poder por los tecnócratas, y un después en el que ahora nos encontramos. La generación nacida en la octava década del siglo pasado no conoció el país que se enorgullecía de su historia, por eso los jóvenes de hoy no le encuentran sentido a las Fiestas Patrias, vacías de contenido y motivo de actos demagógicos de la burocracia en el poder.
La juventud de hoy no tiene forma de comparar lo que fue México después del gobierno revolucionario del gran estadista Lázaro Cárdenas del Río, cuando los ciudadanos vivieron intensamente la construcción de un país que emergía de las cenizas de la violencia armada, con la realidad que están viviendo en la actualidad de lamentable destrucción de las instituciones, por la carencia de ética de las élites, su total desapego a principios elementales del derecho y su irrefrenable afán de servirse del poder para acumular riquezas y privilegios, de una manera no sólo criminal sino absurda.
Las nuevas generaciones han perdido la noción de patria, por el falso concepto de un internacionalismo que dizque abre las puertas a un progreso incluyente con el mundo. Nada más falso, pues los países del Grupo de los Siete son ultra nacionalistas, protegen su identidad cultural a capa y espada, y sobre todo cuidan mantener su hegemonía económica al interior de sus territorios. Todas y cada una de las directrices que los organismos internacionales a su servicio imponen a las llamadas economías emergentes, no cuentan para las súper potencias que integran ese selecto grupo.
Los jóvenes de hoy no tienen idea de que México fue un país capaz de construir un Estado ejemplar, modélico para el resto de América Latina hasta el sexenio del presidente Adolfo López Mateos, el último estadista que produjo el régimen de la Revolución Mexicana, quien pudo enfrentar las terribles presiones de Washington para frenar, desde entonces, la marcha progresista que seguía el país. Lamentablemente, su mala salud al final de su sexenio le impidió ver con claridad la inconveniencia de dejar como sucesor a Gustavo Díaz Ordaz, el  iniciador de la contrarrevolución mexicana, quien perversamente fraguó el asesinato de Rubén Jaramillo para ensuciar la imagen histórica de López Mateos, a quien el gobierno estadounidense no le perdonó nacionalizar la industria eléctrica.
Hoy, los jóvenes no mayores de treinta años padecen las consecuencias de una contrarrevolución que desencadenó la dictadura de la oligarquía más feroz en Latinoamérica en la actualidad. Lo más dramático es que dicha población considere que esta realidad es natural, que es producto de la violencia desatada por la delincuencia organizada. Así lo quiere establecer el grupo en el poder, para liberarse del juicio que se merece por utilizar  las instituciones con una finalidad excluyente, con el fin de concentrar con menos dificultad las riquezas que genera un modelo económico antidemocrático y terriblemente injusto.
De ahí la urgencia de acelerar la puesta en marcha de las mal llamadas reformas estructurales, orientadas a consolidar un régimen autoritario que sea tomado como natural por las nuevas generaciones. Esto es posible porque no tienen manera de comparar el México de hoy con el que fue hasta el gobierno progresista de López Mateos. No saben, los menores de treinta años, que nuestro país estuvo muy cerca de la democracia, cuando el Estado servía a la sociedad en su conjunto, no sólo a una minoría voraz y apátrida, como en la actualidad.
No tienen ni la más remota idea de que hasta antes de la toma del poder por los tecnócratas al servicio de Washington, nuestro país tenía una envidiable movilidad social; que bastaba terminar una carrera universitaria para tener un buen trabajo con amplias prestaciones sociales. La delincuencia organizada no existía porque el Estado no era una organización criminal como en la actualidad, sino que tenía un compromiso histórico con el nacionalismo revolucionario, escudo protector contra las incansables embestidas del gran imperio, el cual finalmente alcanzó en 1982 su gran objetivo geoestratégico. Por eso las Fiestas Patrias no tienen ningún significado para los menores de cuarenta años.

Alerta Venezuela

No dejen de ver este conmovedor video

LatinoAmérica Calle 13

Así preparan la cocaína: un cocktel de venenos.

The American Dream

Facebook, Israel y la CIA


La Revolucion de la Clase Media

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

La Ola se extiende por todo el mundo arabe : Bahrein

La Caida de un Mercenario

La Revolucion no sera transmitida (I)

(II) La revolucion so sera transmitida

(III) La Revolucion no sera transmitida

(IV) La Revolucion no sera transmitida

(V) La Revolucion no sera transmitida

(VI) La Revolucion no sera transmitida

(VII) La revolucion no sera transmitida

(VIII) La Revolucion no sera transmitida

Narcotrafico SA

La otra cara del capitalismo...

Manuel Rosales mantenia a la oposicion con el presupuesto de la Gobernacion del Zulia...

El petroleo como arma segun Soros

Lastima que se agacho...

El terrorismo del imperio

Promocional DMG

Uribe y DMG