Cervantes

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobretodo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia dondequiera que esté.

MIGUEL DE CERVANTES
Don Quijote de la Mancha.

14 de enero de 2017

Hemos estado hackeando elecciones por más de un siglo


Posted: 13 Jan 2017 06:30 PM PST

Stephen Kinzer
The Boston Globe
vie, 13 ene 2017 16:32 UTC

Traducción por SOTT.net en español.

Washington está siendo sacudida por el escándalo mientras los miembros del Congreso compiten para demonizar a Rusia por su supuesta interferencia en las recientes elecciones presidenciales de Estados Unidos. "Cualquier intervención extranjera en nuestras elecciones es totalmente inaceptable", afirmó el presidente de la Cámara, Paul Ryan. Las acciones rusas, según otros legisladores, son "ataques a nuestros propios fundamentos de la democracia" que "deberían alarmar a todos los estadounidenses" porque "cortan el corazón de nuestra sociedad libre". Esta explosión de indignación justa sería más fácil de tragar si Estados Unidos no hubiera hecho que la interferencia en elecciones extrajeras fuera an hábito crónico para ellos.



© AFP/GETTY IMAGES
El presidente chileno Salvador Allende saludó a los simpatizantes de Santiago unos días después de su elección en 1970. El coche fue escoltado por el general Augusto Pinochet.Durante un período de más de un siglo, los líderes estadounidenses han utilizado una variedad de herramientas para influir en los votantes de otros países. Hemos elegido candidatos, los hemos asesorado, hemos financiado sus partidos, diseñado sus campañas, sobornado a medios de comunicación para apoyarlos, e intimidado o manchado a sus rivales.

Una de nuestras primeras operaciones para conformar el resultado de una elección extranjera llegó a Cuba. Después de que Estados Unidos ayudara a los rebeldes cubanos a derrocar el gobierno español en 1898, organizamos una elección presidencial, reclutamos a un candidato pro-estadounidense y prohibimos que otros se presentaran en su contra. Dos años más tarde, después de que Estados Unidos anexara a Hawai, establecimos un sistema electoral que negaba el sufragio a la mayoría de los nativos de Hawai, asegurando que sólo candidatos pro-estadounidenses serían elegidos para cargos públicos.

Durante la Guerra Fría, la influencia de las elecciones en el extranjero fue una prioridad para la CIA. Una de sus primeras operaciones importantes fue la de asegurar que un partido que favoreciéramos ganara las elecciones de 1948 en Italia. Se trataba de un esfuerzo múltiple que incluía proyectos como alentar a los italoamericanos a escribir cartas a sus familiares advirtiendo que la ayuda estadounidense a Italia terminaría si el partido equivocado ganaba. Alentada por su éxito en Italia, la CIA se trasladó rápidamente a otros países.

En 1953, Estados Unidos encontró a un ex funcionario vietnamita que había vivido en seminarios católicos en Estados Unidos, y maniobraron para que obtuviera la presidencia del recién formado Vietnam del Sur. Se suponía que debía permanecer en el cargo durante dos años hasta que se celebraran elecciones nacionales, pero cuando quedó claro que perdería, anuló las elecciones. "Creo que debemos apoyarlo en esto", dijo el secretario de Estado estadounidense. La CIA organizó entonces un plebiscito sobre el gobierno de nuestro hombre. La campaña contra él estaba prohibida. Un 98.2 por ciento declarado de votantes endosó su regla. El embajador estadounidense llamó a este plebiscito un "éxito rotundo".

En 1955 la CIA dio $1 millón de dólares a un partido pro-estadounidense en Indonesia. Dos años más tarde, Estados Unidos metió a un político amistoso a la presidencia del Líbano financiando las campañas de sus partidarios para el Parlamento. "A lo largo de las elecciones, viajé con regularidad al palacio presidencial con un maletín lleno de libras libanesas", escribió más tarde un oficial de la CIA. "El presidente insistió en que él manejaría cada transacción por sí mismo".

Nuestra intervención en las elecciones del Líbano provocó protestas de quienes creían que los votantes libaneses deberían moldear el futuro de su país. Estados Unidos envió tropas al Líbano para reprimir ese estallido de nacionalismo. Lo mismo sucedió en República Dominicana, que invadimos en 1965 después de que los votantes eligieran a un presidente que considerábamos inaceptable. Nuestra intervención en las elecciones chilenas de 1964 fue más discreta, llevada a cabo mediante el financiamiento encubierto de candidatos favorecidos y el pago de periódicos y emisoras de radio para distorsionar los informes de una manera que los favoreciera.

La siguiente elección chilena, en 1970, atrajo a Estados Unidos a una de sus intervenciones de mayor alcance. La CIA y otras agencias gubernamentales usaron una variedad de presiones para evitar que el Congreso chileno confirmara la victoria de un candidato presidencial socialista. Esta operación incluyó el envío de armas a conspiradores que, varias horas después de recibirlos, asesinaron al comandante del ejército chileno, que se había negado a dirigir una revuelta contra la democracia. Su asesinato no impidió la adhesión del candidato que nosotros detestábamos, pero Estados Unidos castigó implacablemente a Chile durante los siguientes tres años hasta que los militares pusieron en marcha un golpe y terminaron con el gobierno democrático. Un funcionario estadounidense afirmó que la intervención en Chile se hizo necesaria por "la estupidez de su propio pueblo", que expresaron al votar por un candidato al que nos oponíamos.

Entre muchas operaciones de la CIA para influir en las elecciones en Medio Oriente, una en 1975 ayudó a elegir un primer ministro de Israel, cuyas políticas favorecían Estados Unidos. En América Central, intervenir en las elecciones es un hábito aún más antiguo. La CIA reclutó a un economista pro-americano para postularse a la presidencia de Nicaragua en 1984, y cuando quedó claro que perdería, lo sacó de la carrera en medio de lamentaciones por la falta de libertad electoral en Nicaragua. En 2009, Estados Unidos alentó un golpe militar en el que el presidente electo de Honduras fue depuesto, y luego apoyó una nueva elección en la que no se le permitió participar.

Tal vez la más reciente intervención de EE.UU. en la política exterior llegó en Ucrania. En 2014, cuando los manifestantes se reunieron allí en un esfuerzo por derrocar a su gobierno elegido, una alta funcionaria del Departamento de Estado apareció en la multitud para alentar su revuelta. Ella fue sorprendida diciéndole a un ayudante que el político ucraniano era "el tipo" que los estadounidenses habían elegido para que fuera el próximo líder de Ucrania, afirmando que Estados Unidos "asistiría en el nacimiento de esta cuestión". Unas semanas más tarde nuestro "hombre" se convirtió en primer ministro - impulsando una crisis que terminó con la intervención militar rusa.

Condenar la interferencia en elecciones extranjeras es eminentemente razonable. Sin embargo, los falsos aullidos de la rabia antirrusa que ahora hacen eco en Washington ignoran mucha historia.

Alerta Venezuela

No dejen de ver este conmovedor video

LatinoAmérica Calle 13

Así preparan la cocaína: un cocktel de venenos.

The American Dream

Facebook, Israel y la CIA


La Revolucion de la Clase Media

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

La Ola se extiende por todo el mundo arabe : Bahrein

La Caida de un Mercenario

La Revolucion no sera transmitida (I)

(II) La revolucion so sera transmitida

(III) La Revolucion no sera transmitida

(IV) La Revolucion no sera transmitida

(V) La Revolucion no sera transmitida

(VI) La Revolucion no sera transmitida

(VII) La revolucion no sera transmitida

(VIII) La Revolucion no sera transmitida

Narcotrafico SA

La otra cara del capitalismo...

Manuel Rosales mantenia a la oposicion con el presupuesto de la Gobernacion del Zulia...

El petroleo como arma segun Soros

Lastima que se agacho...

El terrorismo del imperio

Promocional DMG

Uribe y DMG