Cervantes

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobretodo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia dondequiera que esté.

MIGUEL DE CERVANTES
Don Quijote de la Mancha.

15 de julio de 2017

"Curiosamente" Israel suele hacer lo mismo

Posted: 14 Jul 2017 07:10 PM PDT


La Autoridad Palestina corta la electricidad a Gaza en una guerra interna contra Hamás 
En la tienda de electrónica de Imad Shlayl en la ciudad de Gaza, los clientes que entran en masa en el establecimiento solo están interesados en dos productos: luces LED y baterías para encenderlas.
En la ya de por sí empobrecida Gaza, sus habitantes han tenido que aprender a adaptarse a vivir con tan solo entre dos a cuatro horas de electricidad al día.
Los ánimos se calentaron a finales del mes pasado, coincidiendo con la escalada de tensión con Hamás, un grupo islamista que hace diez años arrebató el control sobre Gaza a las fuerzas leales a Mahmud Abás, el presidente de la Autoridad Palestina. En este contexto, Abbas decidió impulsar nuevos recortes en el suministro de electricidad. Ahora, la escasez marca el día a día de los habitantes de la Franja: se levantan a medianoche si hay luz para poner una lavadora o para encender las bombas de agua.
Solo unos pocos ricos tienen acceso a un suministro de electricidad frecuente y constante que les permite tener luz, nevera, televisor, internet y un ventilador con el que combatir la ola de calor de este verano.
“Antes vendíamos todo tipo de productos”, indica Shlayl. “Ahora las cosas han cambiado. Solo vendemos baterías y cargadores. La crisis es de tales dimensiones que estamos vendiendo unas cien baterías al día en comparación con las veinte que vendíamos en un día normal”.
Gaza necesita 430 megavatios de electricidad para satisfacer las necesidades energéticas diarias de su población, pero solo recibe la mitad. La única central eléctrica de la Franja suministra 60 megavatios de electricidad y ahora se está quedando sin combustible. Israel suministra el resto, previo pago de la Autoridad Palestina desde Cisjordania.
La decisión de Abás de recortar el suministro de electricidad a Gaza se suma al hecho de que este territorio sufre desde hace once años los efectos de un bloqueo orquestado conjuntamente por Israel y Egipto. Abás se ha convertido en una figura tremendamente impopular entre los habitantes de Gaza, que se preguntan qué le empuja a castigar a dos millones de palestinos en lo que parece un intento de obligar a Hamás a ceder el control sobre el territorio.
Culpables: ¿Hamás, Israel, Abás?
Aunque la situación actual le ha permitido hacer negocio, Shlayl está indignado con unos recortes de suministro que tienen un impacto en la calidad de vida de los habitantes de Gaza y que afectan a todos los aspectos de su día a día: desde el suministro de agua potable a los servicios de urgencias de los hospitales.
“No he hecho nada como para que me castiguen. Es la peor situación que puedo recordar, pero creemos que irá a más”, indica. “No solo afecta al suministro de electricidad, vamos a peor”.
Además de reducir el suministro de electricidad, la Autoridad Palestina ha recortado en más de un 30% los salarios de sus funcionarios en la Franja. Miles de funcionarios protestan en las calles de Ciudad de Gaza.
Los habitantes también culpan a Abás del retraso en la obtención del documento necesario para salir de Gaza cuando se requiere tratamiento médico. Lo cierto es que no está claro quién es el responsable de esa situación.
Los problemas de Gaza, con un desempleo que es estructural, son todavía más evidentes en las zonas más pobres.
En el campamento de refugiados de Al Shati, situado en Ciudad de Gaza, localidad natal del líder político de Hamás, muchos bloques de apartamentos están a oscuras y solo unos pocos tienen algo de luz.
Ayman Nasser, de 32 años, vende palomas y pollos en una caseta de una sola estancia situada al lado del principal mercado del campamento. Se ha sentado en la calle con sus amigos en busca de un poco de aire fresco. La luz de su teléfono móvil ilumina su cara mientras que una luz que funciona con pilas ilumina su tienda.
“Parte del problema es que nadie nos da ningún tipo de explicación. ¿A quién deberíamos echarle la culpa? ¿Hamás, Israel, Abás?”, se pregunta.
Un amigo, Ashraf Kashqin, interrumpe la conversación: “Se trata de una estrategia política pero somos nosotros los que sufrimos las consecuencias de este enfrentamiento”.
Una pregunta que todos los palestinos de Gaza se hacen es qué objetivo persigue un envejecido y lejano Abás con estas medidas. Se preguntan si el objetivo final de los recortes de suministro es provocar una revuelta contra Hamás, en la línea de las manifestaciones contra los recortes de suministro de enero.
“Los gazatíes no se levantarán contra Hamás”
El mes pasado, un alto miembro del Gobierno de Fatah en Cisjordania indicó que con esta medida, la Autoridad Palestina, que ha estado pagando 12 millones de dólares al mes por la electricidad que Israel suministra a Gaza, quiere que Hamás se quede sin fondos.
Sin embargo, muchos observadores se cuestionan el momento, el motivo y el impacto real que tendrán estos recortes de suministro sobre la población.
Entre ellos destacan los grupos de derechos humanos, como Amnistía Internacional, que han alertado de que esta crisis de Gaza se está convirtiendo en una crisis humanitaria que ya está afectando a hospitales y a instalaciones de tratamiento de residuos.
“ Durante diez años, el bloqueo ha privado ilegalmente a los palestinos de Gaza de sus derechos y necesidades más básicas. Tras un bloqueo ilegal y tres conflictos armados, la situación económica y las condiciones humanitarias se han deteriorado gravemente. Los últimos recortes en el suministro de electricidad podrían hacer que una situación penosa se convierta en una catástrofe humanitaria”, indica Magdalena Mughrabi, de Amnistía Internacional.
En cuanto a los motivos que han llevado a Abás a impulsar estas medidas precisamente ahora, Mohameir Abu Sa’da, analista y profesor de Ciencias Políticas en la universidad Al Azhar indica que Abás es el único que tiene la respuesta.
“ Sinceramente, no me creo lo que ha estado repitiendo los últimos tres meses: que impulsará medidas excepcionales contra Hamás y lo presionará para que este ceda el control de Gaza. No me lo creo porque entonces no se entiende que haya esperado diez años”, afirma.
El analista señala que “si [Abás] lo hubiera hecho cuando Hamás se hizo con el control de la ciudad, se habría salido con la suya. Ahora Abás no está castigando a Hamás sino a dos millones de palestinos. Los líderes de Hamás tienen generadores gigantes. Son los habitantes más pobres los que sufren”.
“Tampoco tiene sentido cortar los salarios de las personas que se supone que son las más leales a la Autoridad Palestina y a Abás. ¿No son las mismas personas que han sido detenidas y torturadas por Hamás?”, pregunta.
Sa’da no cree que con esta medida extrema contra Gaza, Abás consiga lo que se propone y subraya el hecho de que Hamás ha sobrevivido a una década de bloqueo y a tres guerras contra Israel.
“Cada vez que presionan a Hamás, estos se inventan alguna forma de esquivar el asedio”, indica. “No es una forma efectiva de luchar contra Hamás. Abás se equivoca si cree que los palestinos de Gaza se alzarán contra Hamás”.
Taher al Nounou, un asesor de Haniyeh, primer ministro de Gaza, insinúa que esta crisis se ha generado para desviar la atención y que nadie hable de los fracasos de Abás: “Abás quiere crear un clima hostil contra Hamás en Gaza, pero no lo ha conseguido. El proyecto político que impulsa desde hace once años ha fracasado porque nadie le pregunta qué ha hecho por el pueblo palestino durante ese espacio de tiempo”.
Cree que las medidas impulsadas por Abás no traerán más que problemas a los palestinos: “En el pasado, si preguntabas a la gente quién era el responsable de los problemas de Gaza, te contestaban que Israel, Hamás y tal vez Abás. Si ahora les preguntas, te contestarán que es culpa de Abás”.
Resumen latinoamericano

Alerta Venezuela

No dejen de ver este conmovedor video

LatinoAmérica Calle 13

Así preparan la cocaína: un cocktel de venenos.

The American Dream

Facebook, Israel y la CIA


La Revolucion de la Clase Media

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

La Ola se extiende por todo el mundo arabe : Bahrein

La Caida de un Mercenario

La Revolucion no sera transmitida (I)

(II) La revolucion so sera transmitida

(III) La Revolucion no sera transmitida

(IV) La Revolucion no sera transmitida

(V) La Revolucion no sera transmitida

(VI) La Revolucion no sera transmitida

(VII) La revolucion no sera transmitida

(VIII) La Revolucion no sera transmitida

Narcotrafico SA

La otra cara del capitalismo...

Manuel Rosales mantenia a la oposicion con el presupuesto de la Gobernacion del Zulia...

El petroleo como arma segun Soros

Lastima que se agacho...

El terrorismo del imperio

Promocional DMG

Uribe y DMG