Cervantes

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobretodo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia dondequiera que esté.

MIGUEL DE CERVANTES
Don Quijote de la Mancha.

12 de agosto de 2018

¿Un precedente escalofriante? La purga de InfoWars pone de manifiesto que las grandes compañías tecnológicas no son amigas de la libertad de expresión


Posted: 10 Aug 2018 08:00 AM PDT

es.sott.net



Traducido por el equipo de SOTT.net en español
.
Nota del editor: Cnet ha revelado que la cuenta de Jones en Linkedin también ha sido eliminada por Linkedin. Esto deja claro que la justificación basada en el "discurso de odio" que Youtube, FB et al. presentaron es un cuento que oculta la verdadera razón: la censura deliberada.
Alex Jones© Lucas Jackson / Reuters
Alex Jones en un mitin durante la Convención Nacional Republicana en Cleveland, Ohio, el 18 de julio de 2016.
La Constitución de Estados Unidos prohíbe explícitamente la censura gubernamental. Así que las grandes compañías de tecnología de Silicon Valley se convirtieron en los guardianes del "pensamiento correcto", desalojando a cualquiera que no cumpla con sus arbitrarios "estándares comunitarios".
Alex Jones, el anfitrión de InfoWars, a menudo ha sido ridiculizado por los medios del establishment como un teórico de la conspiración. Sin embargo, el lunes, Apple, Spotify, YouTube y Facebook demostraron que el lema de su programa estaba en lo cierto ("¡Hay una guerra por tu mente!") al bloquear o borrar las cuentas de InfoWars de sus plataformas, argumentando que supuestamente incurría en "discursos de odio" y violaba sus "estándares comunitarios".
En pocas palabras, estas corporaciones se nombraron a sí mismas árbitros del pensamiento político aceptable y censuraron a Jones por no cumplir con las normas políticas arbitrarias establecidas en las salas de juntas de Silicon Valley, no en las urnas.

Nigel Farage: Le guste o no @RealAlexJones e Infowars, no cabe duda de que hoy en día él es víctima de la colusión de los grandes gigantes de la tecnología. ¿Qué precio tiene la libertad de expresión?
La Primera Enmienda a la Constitución de EE.UU. dice que el Congreso no aprobará ninguna ley que limite la libertad de expresión o de prensa. Y no hay ninguna excepción por la "incitación al odio". De hecho, la incitación al odio ni siquiera es una categoría legal en los Estados Unidos. Sin embargo, un coro de voces muy contentas de que Jones fuera purgado inmediatamente salió a alegar que Apple, Alphabet, Facebook y Spotify son compañías privadas por lo que no se aplica a ellas. Pero hay un inconveniente con ese razonamiento: los grupos de derechos civiles como la ACLU han argumentado que los medios sociales equivalen a un "foro público designado" en casos en los que los funcionarios del gobierno tratan de aprovechar el bloqueo, el silenciamiento y otras funciones ofrecidas por las Grandes Empresas Tecnológicas como una forma de controlar la "toxicidad" en sus plataformas.
"Cuando el gobierno designa a los medios sociales como un foro público, la Primera Enmienda les prohíbe limitar el discurso sobre la base del punto de vista", dijo la ACLU en un documento presentado el año pasado en un caso ante la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito en Virginia. "Cuando un actor del gobierno prohíbe a los críticos hablar en un foro, silencia e intimida la disidencia, desvirtúa la conversación pública y sesga la percepción pública", continuó el informe de la ACLU.
En un caso distinto pero obviamente relacionado, un juez federal utilizó la definición de "foro público designado" para exigir que el presidente Donald Trump permitiera que los críticos accedieran a su cuenta personal de Twitter (no a la oficial de @POTUS) porque él es un funcionario público.
Sin embargo, si las plataformas de medios sociales son un "foro público designado" en el que el gobierno no puede excluir a la gente con base en la Primera Enmienda, ¿cómo es posible que las corporaciones que operan estas plataformas puedan hacerlo? ¿O acaso intimidar a la disidencia, desvirtuar la conversación y sesgar la percepción sólo es malo cuando alguien del gobierno lo hace, creando así un sistema legal en el que el "qué" es irrelevante, y lo único que importa es "quién/quién"?
Hay algo sumamente cínico acerca de las personas que hasta ayer denunciaban la discriminación y el mal corporativismo (y lo volverán a hacer mañana) pero de repente defienden la propiedad privada y la libertad de discriminar los puntos de vista políticos. Eso se debe a que no se trata de principios, sino de poder.
Hubo un tiempo en que los liberales estaban a favor de la libertad de expresión e iniciaron un movimiento con ese nombre en Berkeley, en la década de 1960. Pero ahora que los medios de comunicación y la academia se alinean mayoritariamente con el Partido Demócrata, están totalmente dispuestos a expulsar de las plataformas las opiniones opuestas y llamarlas "expresiones de odio", todo en un esfuerzo por limitar el espectro de pensamiento y expresión permisible en Estados Unidos.

Alex Jones: Advertencia de Alex Jones al mundo sobre la censura en Internet.
Esto se ha manifestado de muchas formas, desde verdaderos disturbios en Berkeley hasta la "censura encubierta" de varios legisladores republicanos en Twitter. Esa plataforma, que hasta ahora se ha abstenido de bloquear a InfoWars, no dudó en bloquear a la activista conservadora afroamericana Candace Owens después de que ella repitiera intencionadamente los odiosos tuits de una periodista liberal contratada por el New York Times. Huelga decir que la misma gente enfurecida por Alex Jones sostuvo que los tuits de Sarah Jeong eran aceptables, porque "no se puede ser racista contra los blancos".
Tim Young: Si Infowars ha sido retirado por promover teorías de la conspiración y "glorificar la violencia y la incitación al odio..." Entonces, ¿cuál es el plan para los medios que aún promueven lo de la 'colusión rusa' y motivan violentas protestas de ANTIFA y/o el acoso a los funcionarios de la administración de Trump?
Este conflicto ideológico en la sociedad estadounidense en realidad se remonta a años, tal vez incluso décadas atrás. Sin embargo, la victoria de Trump sobre Hillary Clinton en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 la puso al descubierto, a pesar de que la mayoría de los medios de comunicación y todo Silicon Valley estaban #ConElla. Los demócratas se aferraron rápidamente a la acusación de la "intromisión rusa" con la intención de deslegitimar la presidencia de Trump, pero resulta ser que también buscaban
crear una excusa para la censura corporativa
.
Consideremos la audiencia del 1 de noviembre de 2017 ante el Comité de Inteligencia del Senado, donde abogados de Google, Facebook y Twitter fueron sometidos a un aluvión de exigencias de regulación de sus plataformas contra los "rusos", ¡o sufrirían las consecuencias!
"Ustedes tienen que ser los que hagan algo al respecto, o lo haremos nosotros", dijo la senadora Dianne Feinstein (D-California). También presionó para que se retirara a RT de YouTube, pero un representante de Google dijo que, a pesar de haber buscado mucho, la empresa no ha encontrado ninguna violación de las normas que justifique tal medida.
"No estoy satisfecha con eso", dijo Feinstein.
Ahora, imagínense cuánto más escalofriante sería esto si Feinstein representara al partido gobernante, en lugar de a la oposición. No es tan descabellado: durante las elecciones de 2016, la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, le dijo al presidente de la campaña de Hillary Clinton, John Podesta, que ella "quería mucho" que Clinton ganara, mientras que Eric Schmidt, el presidente ejecutivo de la empresa matriz de Google, Alphabet, incluso pasó la noche de las elecciones en la sede de Clinton portando una identificación de "personal". Más recientemente, en abril de este año, el director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, describió como una "excelente lectura" un artículo que describe cómo los demócratas deberían luchar y ganar la "guerra civil" que se está librando actualmente en Estados Unidos.
La cuestión no es cuánto le guste o disguste Alex Jones o InfoWars. La cuestión es que las corporaciones deciden por usted lo que se le permite escuchar, leer, decir o pensar; y que la gente que normalmente critica tal comportamiento ahora lo alienta porque se ajusta a su agenda política.
Como dijo el colega de Jones, Paul Joseph Watson: "La gran purga de censura realmente ha comenzado".
No pregunte por quién doblan las campanas: doblan por usted.

Alerta Venezuela

No dejen de ver este conmovedor video

LatinoAmérica Calle 13

Así preparan la cocaína: un cocktel de venenos.

The American Dream

Facebook, Israel y la CIA


La Revolucion de la Clase Media

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

La Ola se extiende por todo el mundo arabe : Bahrein

La Caida de un Mercenario

La Revolucion no sera transmitida (I)

(II) La revolucion so sera transmitida

(III) La Revolucion no sera transmitida

(IV) La Revolucion no sera transmitida

(V) La Revolucion no sera transmitida

(VI) La Revolucion no sera transmitida

(VII) La revolucion no sera transmitida

(VIII) La Revolucion no sera transmitida

Narcotrafico SA

La otra cara del capitalismo...

Manuel Rosales mantenia a la oposicion con el presupuesto de la Gobernacion del Zulia...

El petroleo como arma segun Soros

Lastima que se agacho...

El terrorismo del imperio

Promocional DMG

Uribe y DMG