Cervantes

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobretodo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia dondequiera que esté.

MIGUEL DE CERVANTES
Don Quijote de la Mancha.

16 de octubre de 2016

El enigmático ‘Gancedo’: el segundo meteorito más grande encontrado en el planeta.

Un meteorito que en septiembre se desenterró en Chaco resultó ser el segundo más grande del mundo. Sus medidas sorprenden pero más curioso es el hecho de que su origen es aún incierto. Pocos cuerpos tienen su particular combinación mineralógica, mezcla de hierro con silicatos y grafito.
 
Hace 4.000 años, un enorme bólido espacial que ingresó a la atmósfera sobre territorio argentino estalló en cientos de pedazos, algunos de ellos de gran tamaño, provocando una lluvia de meteoritos que impactó en lo que hoy es Campo del Cielo, en el suroeste de la provincia de Chaco. Algunos de sus restos han sido desenterrados y se encuentran expuestos; otros se perdieron en las brumas de la historia, y muchos permanecen tapados por la tierra y la vegetación. En septiembre, astrónomos chaqueños desenterraron el fragmento mayor de aquel bólido. Lo bautizaron Gancedo y se convirtió en el más grande del país y el segundo más grande del mundo. Pero hay un dato aún más interesante: el origen de Gancedo y sus hermanos chaqueños aún es una incógnita; los científicos no acuerdan cómo ni dónde se formó.

La historia de “Gancedo” es una de esas crónicas que disparan la imaginación de los eternautas de la ciencia y los transportan a universos antiquísimos y paisajes casi inimaginables. El meteorito encontrado en Campo del Cielo es un verdadero viaje en el tiempo a los primeros tiempos de nuestro Sistema Solar, cuando la nebulosa planetaria aún estaba sumergida en el caos y nada de lo que hoy conocemos, existía como tal. Eran tiempos de cuerpos menores que chocaban unos contra otros en un lento y violento proceso de acreción planetaria.
Gancedo pudo ser uno de esos cuerpos, pero hay datos de su personalidad mineralógica que mueven a duda. No en vano el grupo de los “meteoritos metálicos no magmáticos” aún no encuentra su propia explicación y es motivo de controversia entre varias líneas de investigación.
Rarezas.
El desenterramiento de Gancedo se concretó en septiembre en “Campo de Cielo”, un área cercana a la localidad de Gancedo al suroeste de Chaco. Fue necesario un minucioso trabajo de preparación del terreno y una enorme grúa para poder izarlo y volverlo a exponer al Sol, como ocurrió por última vez hace 4.000 años.
El peso entroniza al cuerpo chaqueño en el segundo lugar a nivel mundial después de Hoba, desenterrado en Namibia. El meteorito argentino pesó 31,8 toneladas, casi la mitad del cuerpo africano, cuyo peso se estimó en unas 66 toneladas. El tercero en la lista es Chaco, que hasta septiembre era considerado el segundo mayor del mundo; pesa unas 28 toneladas.

_web-infografia

Si el peso sorprende, más lo hace su composición química y mineralógica. Es que Gancedo, al igual que todos sus hermanos chaqueños tiene una impronta geoquímica poco habitual. “Está compuesto por hierro y níquel, pero también tiene silicatos y grafito. Eso es lo que lo hace tan particular”, explicó la geóloga María Eugenia Varela, una especialista en meteoritos de renombre internacional, en una entrevista radial que mantuvo con “El Faro, un programa de ciencia” días después del hallazgo. “Esta estructura es una característica particular y llamativa de los meteoritos de Campo de Cielo”, remarcó la licenciada en ciencias geológicas, doctora en ciencias geológicas de la Universidad Nacional del Sur e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).
Varela recientemente publicó el libro “Meteoritos. Restos rocosos del sistema solar primitivo”. “A este tipo de meteoritos se lo denominan metálicos no magmáticos”, comentó, explicando que los meteoritos de hierro se dividen en dos tipos: aquellos compuestos por hierro y níquel, que se asemejan y representarían a un núcleo de un cuerpo planetario del tipo “planetesimal”, y que representan el 5 por ciento de los cuerpos encontrados en la superficie de nuestro planeta, y los compuestos por hierro y níquel pero con una importante presencia de silicatos -los principales minerales formadores de roca-, y una fracción de grafito.
Los meteoritos de “Campos de Cielo” forman parte de este segundo grupo. Su composición está considerada aún más primitiva, y por ende más antigua a la de otros meteoritos.
_web-desenterramiento
Interpretación.
La presencia de los silicatos y el grafito en la mezcla de hierro-níquel complica la interpretación sobre la procedencia de Gancedo. “Desde esta perspectiva se genera un debate porque no se puede explicar el origen de formación de estos cuerpos”, reiteró Varela en la entrevista.
Los modelos conceptuales son dos. Uno es el convencional, que al intentar dar explicaciones sobre la formación de este tipo de cuerpos sostiene un modelo de “shock”: producto del impacto entre un cuerpo planetesimal con un cuerpo condrítico se produce una fractura en ambos y se vuelven a aglutinar formando una masa. Esta unión se produce porque parte del metal se funde, debido al calentamiento en el proceso, y permite la unificación de agregados con distinta composición.
Otra vía posible, sostiene la doctora, es a partir directamente de la Nebulosa Solar. Este modelo de explicación no es compartido por la mayoría de los investigadores, que considera a esta línea fuera de la corriente de explicación convencional.

No es el Mesón.
En los momentos previos al desenterramiento de Gancedo existía cierta expectativa de que fuera el mítico “Mesón de Fierro”, un meteorito cuya presencia en la zona fue muy documentada entre los siglos XVI a XVII pero luego se perdió su rastro.
“Hay dibujos que indican que no correspondería a este meteorito que se halló. Gancedo es muy redondo y el Mesón era bastante irregular”, evaluó Varela en la entrevista con El Faro. De momento, el destino de Mesón de Fierro es una incógnita. Puede que aún esté en el corazón del Chaco, escondido bajo la vegetación, o puede que haya sido robado años atrás y trasladado a algún lugar incierto.
La falta de precisiones alienta expectativas y motiva a los buscadores y aficionados, que mantienen viva la esperanza de encontrar algún día al mítico cuerpo.
Estudios.
“Cuando estudiamos los meteoritos nos estamos refiriendo a rocas aun más antiguas que el planeta Tierra”, afirmó la doctora Varela. Ese estudio permite, por caso, entender cómo está compuesto el Núcleo de la Tierra”.
“Si los meteoritos de hierro, según el modelo convencional, representan núcleos de planetas pequeños, el estudio de esos meteoritos nos va a permitir de forma indirecta conocer o estudiar nuestro propio núcleo”, graficó.
“Por eso la importancia de este estudio, porque por ahora es la forma más directa que tenemos de estudiar el núcleo de la Tierra”, subrayó.
“Este libro es una forma de llegar a la gente y transmitir lo que uno hace, lo que uno conoce dentro de un lenguaje accesible para que las personas tengan acceso a ese conocimiento”, concluyó.
Silvina Llames y Fernando Tourn
de “El Faro – Un programa de Ciencia”

Alerta Venezuela

No dejen de ver este conmovedor video

LatinoAmérica Calle 13

Así preparan la cocaína: un cocktel de venenos.

The American Dream

Facebook, Israel y la CIA


La Revolucion de la Clase Media

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

La Ola se extiende por todo el mundo arabe : Bahrein

La Caida de un Mercenario

La Revolucion no sera transmitida (I)

(II) La revolucion so sera transmitida

(III) La Revolucion no sera transmitida

(IV) La Revolucion no sera transmitida

(V) La Revolucion no sera transmitida

(VI) La Revolucion no sera transmitida

(VII) La revolucion no sera transmitida

(VIII) La Revolucion no sera transmitida

Narcotrafico SA

La otra cara del capitalismo...

Manuel Rosales mantenia a la oposicion con el presupuesto de la Gobernacion del Zulia...

El petroleo como arma segun Soros

Lastima que se agacho...

El terrorismo del imperio

Promocional DMG

Uribe y DMG