Cervantes

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobretodo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia dondequiera que esté.

MIGUEL DE CERVANTES
Don Quijote de la Mancha.

15 de octubre de 2016

Felipe IV, el putero mayor del Reino

“Un Hércules para el placer y un impotente para el gobierno”, dijo de él el historiador alemán Pfandle.
Nace en el Palacio Real de Valladolid, el ocho de abril de 1605. Era hijo de Felipe III y Margarita de Austria, que era prima segunda de su marido. Fruto de su matrimonio fueron ocho hijos, siendo Felipe IV el tercero y el primer varón del matrimonio. Fue bautizado a las siete semanas de nacer en la iglesia de San Pablo de Valladolid, siendo apadrinado por el valido de su padre, el duque de Lerma.

felipe-IV
Retrato de Felipe IV a caballo, por Velázquez. Museo del Prado.

Teniendo solamente tres años, en 1608, fue nombrado príncipe de Asturias y futuro rey de España. Recibió una educación muy esmerada y propia de un rey, mostrándose muy inteligente en el aprendizaje. Destacará a lo largo de su vida por su alto nivel cultural.
Por interés de Estado, su padre Felipe III concierta su matrimonio en 1615, cuando tenía solamente diez años. La elegida es la princesa francesa Isabel de Borbón que tenía entonces doce años.
Su padre Felipe III fallece, el 31 de marzo de 1621. Es proclamado rey Felipe IV cuando tenía la edad de dieciséis años recién cumplidos. Tuvo un reinado muy largo, con más de cuarenta y cuatro años de gobierno.
2-felipe-IVSu llegada al poder fue recibido con mucha alegría por parte de la alta nobleza pues consideraban, que con él volverían los éxitos de los primeros Austrias. Sin embargo, la realidad sería muy otra.
Inmediatamente Felipe IV se despreocupa de los asuntos de Estado, cediendo todo el poder a su valido, el conde duque de Olivares. En este tiempo, Felipe IV se dedica en cuerpo y alma a los placeres que le ofrecía el sexo.
Como relata José Deleito y Piñuela en su libro “El Rey se divierte”, nos muestra su obsesión por el sexo y dice “con los primeros hervores de la adolescencia, cuando cabalgó sin freno por todos los campos del deleite, al impulso de pasiones desbordadas. Su tiempo pues estaba destinado al libertinaje, la caza como afición y a las correrías nocturnas por Madrid”.
El psiquiatra Francisco Alonso Fernández, en su estudio sobre la vida privada de los Habsburgo españoles, señala a Felipe IV con un comportamiento de un sexo adicto anónimo y promiscuo. (En la imagen: Felipe IV, pintado por Diego Velázquez en 1623. Museo del Prado).
Es curioso cómo en la elección que hacía de las mujeres, no había distinción de clase social alguna. Otra característica de Felipe IV era la poca duración de sus relaciones. Entre sus amantes podemos contemplar toda clase de mujeres: casadas, viudas, solteras, doncellas, damas de la alta nobleza, monjas y actrices.
El historiador alemán Ludwig Pfandle describía así a Felipe IV “un Hércules para el placer y un impotente para el gobierno”. Llama muchísimo la atención como en los numerosos cuadros, que pintó Diego Velázquez a Felipe IV, siempre lo enmarca en un mundo reservado y discreto, tan lejos de la práctica personal del rey que pasaba desde el Alcázar a la mancebía, pasando por el corral de la comedía. No había límites para sus ardores, sus preferencias iban más a las mujeres humildes que a las de alta cuna.
SU PRIMER MATRIMONIO
Fue como hemos visto con la princesa francesa Isabel de Borbón, que era hija de Enrique IV de Francia. Fruto de este matrimonio fueron siete hijos, de los cuales solo llegaron a adultos dos.
María Margarita de 1621, fallecida en el nacimiento.
Margarita María Catalina de 1623, vivió un mes.
María Eugenia de 1625, no llegó a vivir dos años.
Isabel María Teresa de 1627, fallecida en el nacimiento.
3-felipe-IVBaltasar Carlos de 1629. Vivió diecisiete años, falleciendo debido a la viruela. Era príncipe de Asturias y era el heredero al trono español e incluso ya se le había buscado esposa que sería Mariana de Austria, sobrina de Felipe IV. Con la muerte de Baltasar Carlos no hubo matrimonio pero posteriormente, Mariana de Austria sería la esposa del propio Felipe IV. (En la imagen: Felipe IV, cazador, pintado por Velázquez, en 1634. Museo del Prado).
María Ana Antonia de 1635, que vivió casi dos años.
María Teresa de 1638, que fue reina consorte del rey francés Luis XIV.
Isabel de Borbón muere en 1644, después de veintinueve años de matrimonio, teniendo la edad de cuarenta y un años.
SU SEGUNDO MATRIMONIO
Se comunican las segundas nupcias de Felipe IV en el año 1647. La elegida es Mariana de Austria, que era su sobrina y había sido la prometida de su hijo ya fallecido Baltasar Carlos. La ceremonia se celebró en 1649 en Navalcarnero (Madrid). Fruto de ese matrimonio fueron cinco hijos.
Margarita de 1651, que fue esposa del emperador austriaco Leopoldo.
María Ambrosia de la Concepción de 1655, que falleció a las dos semanas.
Felipe Próspero de 1657, fue nombrado Príncipe de Asturias pero falleció a los cuatro años.
Fernando Tomás Carlos de 1658, vivió solamente un año.
Carlos de 1661, fue nombrado rey de España con el título de Carlos II.
LOS HIJOS BASTARDOS DE FELIPE IV
No se conoce el número exacto de estos, pero se calcula que oscilan entre treinta y cuarenta bastardos. Los más conocidos y de los que queda constancia son:
Fernando Francisco Isidro de Austria de 1616, fruto de las relaciones con María Chivel. Vivió poco más de siete años. Fue reconocido por Felipe IV y se encuentra enterrado en el monasterio de El Escorial.
Juan José de Austria de 1629, que lo trataré posteriormente dada su relevancia.

4-felipe-IV
Retrato de Juan José de Austria, anónimo madrileño del siglo XVII. Museo del Prado.

Alonso Henríquez de Santo Tomás de 1631, fruto de la relación con Constanza de Ribera y Orozco, que era dama de honor de la reina Isabel de Borbón.  Fue reconocido por el marido de Constanza como su hijo y rechazó el reconocimiento de paternidad de Felipe IV. Llegó a obispo de Málaga.
Alonso Antonio de San Martín de 1636, fruto de la relación con Mariana Pérez de Cuevas. Llega a ser obispo de Oviedo y Cuenca.
Fernando Valdés de 1638 fruto de su relación con la vasca Ana María de Uribeondo, que llegó a ser gobernador de Novara en Italia.
Carlos Fernando de Austria de 1639, fruto de su relación con Casilda Manrique de Luyando y Mendoza, que era guarda mayor de las damas de la archiduquesa Mariana de Austria. Llegó a canónigo de la catedral de Guadix.
Juan Cosió de Austria fruto de su relación con Teresa Aldama, acabó ingresando en la orden de los agustinos.
Ana María de Austria fruto de su relación con Margarita del’Escala. Llegó a ser priora del Real Monasterio de la Encarnación en Madrid.
EL GRAN BASTARDO, JUAN JOSÉ DE AUSTRIA
5-felipe-IV
Nace en 1629, fruto de su relación con María Inés Calderón. Fue inscrito en el registro de la parroquia de los Santos Justo y Pastor como “hijo de la tierra”, que era como se reconocía a los nacidos que tenían padre desconocido.  Actuó en el bautismo de Juan José como padrino un caballero de la Orden de Calatrava, que era ayudante de Cámara de Felipe IV. (En la imagen: María Inés Calderón).
Era frecuente ver a Felipe IV acudir a los palcos de los teatros populares de Madrid, como el Corral de la Cruz, el Corral del Príncipe… Fue ahí donde conoció a la actriz María Inés Calderón, a la que se le conocía como la Calderona, destacaba por su juventud y belleza.  La Calderona ya había mantenido otras relaciones con nobles como el duque de Medina de las Torres.
Tras ver la actuación de la Calderona, bajó a su camerino a felicitarla y ahí comenzó una relación fruto de la cual fue el nacimiento de Juan José de Austria. Este fue reconocido como hijo de Felipe IV, pues cuando lo conoció el Rey, como dice Albert Rix “quedó electrizado por sus dotes físicas y morales” e incluso pensó en incluirlo en la sucesión real, pero no se atrevió a tanto.
Juan José de Austria, fue una de las figuras políticas más importantes del reinado de su hermanastro, llegando a ser su válido durante casi tres años.
La Calderona acabó ingresando pocos años después en el monasterio benedictino de San Juan Bautista en Valfermosa de las Monjas en Guadalajara, llegando a ser su abadesa.
Debo destacar, que casi todas las amantes de Felipe IV, acabaron como monjas, lo cual denota la relación y permisividad de la Iglesia y su relación con la monarquía.  Esto no solo lo veremos en los Habsburgo sino también en los Borbones.
LA SORPRESA DE LA HIJA DE FELIPE IV
6-felipe-IVMaría Teresa de Austria se casó con el todopoderoso rey de Francia, Luis XIV, el nueve de junio de 1660.  Su entrega como prometida del rey francés se realizó en la isla de los Faisanes en el río Bidasoa.  María Teresa se enamoró de Luis XIV, pero éste pasó rápidamente de su esposa y se consolaba con sus amantes, entre las que cabe destacar la duquesa de Valliere. (En la imagen: María Teresa de Austria por Diego Velázquez).
María Teresa llevaba una vida triste y lánguida en la corte de Versalles.  El duque de Beaufort, que era almirante de la flota francesa le obsequió con un esclavo negro pigmeo, que fue bautizado con el nombre de Nabo.  Enseguida María Teresa y Nabo desarrollaron una relación intensa.
María Teresa quedó embarazada por tercera vez. En el transcurso de este embarazo murió Nabo. Parece ser que en circunstancias no habituales.
María Teresa tuvo un parto muy complicado, dando a luz una niña de rasgos negruzcos, que se llamaría Ana Isabel de Francia. La duquesa Ana María Luisa de Orleáns nos resalta lo siguiente del parto: “El hermano del Rey me contó lo difícil de la enfermedad (parto) de la reina, de cómo su primer capellán se había desmayado de aflicción, y el príncipe y toda la gente junto con él se habían reído de la cara que puso la reina cuando vio que la hija que había dado a luz, se parecía al pequeño mono, que el Sr Beaufort le había traído, que era muy bonito y que siempre estaba con la Reina” y continua “ cuando se dieron cuenta de que la hija de la Reina se podía parecer a su esclavo, se la llevaron, pero ya era demasiado tarde, y le dijeron que la niñita era horrible, que no viviría y que se lo llevaron o la Reina se moriría“. Mes y medio después de su nacimiento, Ana Isabel de Francia fallecía.
7-felipe-IV
Entrevista de Luis XIV y María Teresa en la Isla de los Faisanes.
FELIPE IV Y EL SIGLO DE ORO
Fue un mecenas de las artes y las fiestas en la Corte, promoviendo la cultura y destacando en la creación literaria, artística y teatral.
Vivió rodeado de una corte fastuosa, la más numerosa y esplendida de su época.  Mientras el país sufría una grave crisis económica, con cuatro suspensiones de pago por parte del estado español, como consecuencia de la débil recaudación fiscal y de las continuas guerras. Provocaron una débil demografía, viéndose toda la Corte envuelta en continuos escándalos y corrupciones, que llevó al país a un estado de escepticismo generalizado
Felipe IV fue el rey del Siglo de Oro español, con escritores tan famosos como Quevedo, Baltasar Gracián, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Tirso de Molina y pintores como Zurbarán, Murillo, Maino y sobre todo el gran Velázquez. Fue un gran coleccionista de pintura, que constituye el núcleo central del actual Museo de Prado de Madrid.
Se acercó a las ciencias y a los saberes de la época y formó una gran biblioteca con varios miles de títulos.
SU MUERTE
En los inicios de septiembre del año 1665, Felipe IV se empezó a sentir mal, parece ser que enfermó de disentería, por lo que falleció el 17 de septiembre de 1665, tras un corto periodo de dolorosa enfermedad. Fue enterrado en la Cripta Real Del Monasterio de El Escorial, tal como constaba en su testamento.
Le sucede su Hijo Carlos II.

BIBLIOGRAFÍA
Alcalá-Zamora, José (coord.). “Felipe IV. El hombre y su reinado”. Madrid. Centro de Estudios Europa Hispánica. 2005.
Álvarez Nogal, Carlos. “Los banqueros de Felipe IV y los metales preciosos americanos (1621-1665)”. Madrid.  Banco de España.  1997.
Benigno, Francesco.  “La sombra del rey: válidos y lucha política en la España del siglo XVII”.  Madrid.  Alianza. 1994.
Brown, Jonathan. “Un palacio para el rey: el Buen Retiro y la corte de Felipe IV”.  Madrid.  Alianza. 1981.
Chamorro, Eduardo. “La vida y la época de Felipe IV”.  Barcelona.  Planeta. 1998.
Colomer, José Luis (dir.).  “Arte y diplomacia de la Monarquía Hispánica en el siglo XVII”.  Madrid.  Fernando Villaverde. 2003.
Chaves, Teresa. “Espectáculos en la corte de Felipe IV”.  Madrid. Centro Cultural del Conde Duque.  2005.
Deleito y Piñuela, José.  “La mala vida en la España de Felipe IV”.  Madrid. Alianza. 2005.
Elliot, John H. “El conde-duque de Olivares. Barcelona. Crítica. . 2004.
López Vela, Roberto. “Inquisición y Estado en el reinado de Felipe IV”. Madrid.  Universidad Autónoma de Madrid. 1991.
Melo, Francisco. “Manual de de Historia de los movimientos y separación de Cataluña y de la guerra entre la majestad católica de D, Felipe IV rey de Castilla y Aragón y la Diputación General de aquel Principado: crónicas”.  Barcelona.  Universidad de Barcelona.  1981.
Negro Del Cerro, Fernando. “Política e Iglesia: los predicadores de Felipe IV”.  Madrid.  Universidad Complutense. 2005.
Negrero Del Cerro, Fernando.  “Los predicadores de Felipe IV: corte, intrigas y religión en la España del siglo de Oro”.  Madrid. Actas.  2006.
Pujol Buil, Carlos.  “Inquisición y política en el reinado de Felipe IV: los procesos de Jerónimo de Villanueva y las monjas de San Plácido, 1626-1660”.  Madrid.  CSIC.  1993.
Ríos Mazcarelle, Manuel. “Mariana de Austria, esposa de Felipe IV: 1635-1696”.  Madrid.  Aldearabán.  1997.
Silvela Cantos, Raimundo. “Felipe IV: el rey galán”. Barcelona.  GRM. 2004.
Solano Camón, Enrique. “Poder monárquico y estado pactista (1626.1652): los aragoneses ante la Unión de Armas”.  Zaragoza.  Institución Fernando el Católico.  1987.
Torrente Ballester, Gonzalo.  “Crónica del rey pasmado”. Barcelona.  Planeta. 2004.
Valladares, Rafael.  “Banqueros y vasallos: Felipe IV y el medio general (1630.1670)”.  Cuenca. Universidad de Castilla la Mancha. 2002.
Vilela Gallego, Pilar.  “Felipe IV y la condesa de Paredes: una colección epistolar del Rey en el Archivo General de Andalucía”.  Sevilla.  Consejería de Cultura.  2005.

Alerta Venezuela

No dejen de ver este conmovedor video

LatinoAmérica Calle 13

Así preparan la cocaína: un cocktel de venenos.

The American Dream

Facebook, Israel y la CIA


La Revolucion de la Clase Media

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

La Ola se extiende por todo el mundo arabe : Bahrein

La Caida de un Mercenario

La Revolucion no sera transmitida (I)

(II) La revolucion so sera transmitida

(III) La Revolucion no sera transmitida

(IV) La Revolucion no sera transmitida

(V) La Revolucion no sera transmitida

(VI) La Revolucion no sera transmitida

(VII) La revolucion no sera transmitida

(VIII) La Revolucion no sera transmitida

Narcotrafico SA

La otra cara del capitalismo...

Manuel Rosales mantenia a la oposicion con el presupuesto de la Gobernacion del Zulia...

El petroleo como arma segun Soros

Lastima que se agacho...

El terrorismo del imperio

Promocional DMG

Uribe y DMG