Cervantes

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobretodo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia dondequiera que esté.

MIGUEL DE CERVANTES
Don Quijote de la Mancha.

26 de enero de 2017

Síndrome de Derangement de Putin en los Estados Unidos

Posted: 25 Jan 2017 12:30 PM PST
EDITOR'S CHOICE | 25.01.2017

 America’s Putin Derangement Syndrome 

Daniel LAZARE
La semana pasada, cuando Donald Trump se preparaba para tomar posesión de su cargo, The New York Times, en la que dijo que "no le importaba " si la Unión Europea se mantenía unida y calificaba la OTAN como "obsoleta" Gran ganador "del cambio en los presidentes de EE.UU. fue Vladimir Putin.
El presidente ruso, Vladimir Putin, tras su discurso ante la Asamblea General de la ONU el 28 de septiembre de 2015. (Foto de la ONU)
¿Por qué? Porque Putin "ha estado trabajando asiduamente no sólo para deslegitimar la democracia estadounidense al interferir con las elecciones, sino para desestabilizar a Europa y debilitar si no destruir a la OTAN, lo que él culpa por el colapso de la Unión Soviética". Y basado en lo que Trump ha dicho sobre la alianza Y la UE, parece que, a partir del mediodía del viernes, Putin tiene un co-pensador en la Casa Blanca.
El Times puede estar en lo cierto acerca de Putin saliendo en la cima, pero su proyecto de ley de acusación en su contra es superior. El presidente ruso no está trabajando para deslegitimar la democracia estadounidense -los EE.UU. está haciendo el trabajo por sí solo- y tampoco está desestabilizando a Europa, ya que las fuerzas que socavan a la UE son esencialmente generadas por Occidente (rastreables a la medicina de austeridad administrada después de la guerra). El colapso financiero de 2008 y los flujos de refugiados creados por las invasiones lideradas por Estados Unidos en Afganistán, Irak y Libia y el proyecto de "cambio de régimen" en Siria, ninguno de los cuales fue iniciado por Putin.
Pero el Times es totalmente correcto al señalar que Putin está ahora montado en lo alto. Tiene un amigo en Washington, está llamando a los tiros en el Medio Oriente, y parece que pronto estará en condiciones de martillar un acercamiento con Europa. Así que la gran pregunta que enfrenta el mundo es: ¿cómo lo hizo?
La respuesta no es chantajear a Trump, hackear el Comité Nacional Demócrata, o cualquier otra tontería semejante lanzada por Clintonitas decepcionados. Por el contrario, Putin prevaleció a través de una combinación de habilidad y suerte. Jugaba bien sus cartas. Pero también tuvo la suerte de tener un oponente que jugó su propia mano muy mal. Rusia ganó porque América perdió.
Años a partir de ahora, cuando los historiadores se reúnan para discutir las grandes debacles de la política exterior de los Estados Unidos a principios del Siglo XXI, tendrán mucho que debatir: el papel del petróleo, el sionismo y el islam; Los efectos desestabilizadores de la crisis financiera de 2008; Etcétera. Pero una cosa en la que estarán de acuerdo será el impacto de la arrogancia.
Estados Unidos emergió después de la caída del Muro de Berlín como la primera "hiperpotencia" de la historia, un país cuya fuerza militar empequeñecía al del resto del mundo. Se celebró al participar en una serie de alegres pequeñas guerras en Panamá, los Balcanes y el Golfo Pérsico que parecían confirmar su invencibilidad. Pero luego cometió el error de invadir Afganistán e Irak y se encontró en serios problemas.
¿Qué salió mal?
Los historiadores del futuro sin duda también estarán de acuerdo en que Obama podría haber evitado la catástrofe si hubiera roto decisivamente con el establecimiento de la política exterior de Washington en favor de la guerra. Claramente, un cambio de rumbo era urgente si se evitaba la catástrofe. Pero los más realistas entre ellos notarán que tal corrección habría sido difícil y perturbadora. Habría significado abandonar a algunos aliados y martillar nuevas relaciones con otros, cambios que hubieran suscitado aullidos de protesta de Washington a Riad.
El presidente Barack Obama espera en el backstage antes de hacer su último discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, el 20 de septiembre de 2016. (Foto oficial de la Casa Blanca por Pete Souza)
Así que Obama, un ardiente comprometedor por naturaleza, decidió afinar la política existente en vez de pasar de la intervención militar directa de la era de George W. Bush a medios más indirectos. Esta era una reacción comprensible a los excesos de la administración anterior, pero sólo empeoró las cosas.
La prueba A es Siria, la gran herida sangrante en el lado del Oriente Medio. Después de llamar a Bashar al-Assad para que dimitiera en agosto de 2011 , Obama podría haber seguido el envío de cientos de miles de soldados estadounidenses para echar a los baazistas e instalar un régimen pro-americano en su lugar. Ninguno de los aliados de Washington habría objetado.
Pero ya que tal aventura era impensable a raíz de Afganistán e Irak, optó por algo más oblicuo. Ordenó a la CIA que comenzara a trabajar en secreto para apoyar a las fuerzas anti-Assad y envió a la secretaria de Estado Hillary Clinton para persuadir a tales "amigos de Siria" como Arabia Saudita, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos para respaldar la insurgencia con dinero y Brazos
La mayoría del establecimiento de política exterior estuvo de acuerdo. Después de todo, Israel, Turquía y los reinos del Golfo eran de una mente que Assad debe ir, al igual que las agencias de inteligencia de vuelta a casa en Washington. Tal como lo observó el antiguo observador de Siria, Joshua Landis, de la Universidad de Oklahoma, el gobierno de Assad había estado durante mucho tiempo en la mira de los Estados Unidos:
"Siria ... había sido un enemigo desde que se oponía a la decisión de los Estados Unidos de apoyar la creación de un estado judío en Palestina. Así, Washington apoyó varios golpes de Estado en Siria a partir de 1949. Cuando los sucesivos intentos golpistas en 1956 y 1957 fracasaron, Damasco se dirigió directamente a la esfera de influencia de Moscú, para no salir jamás de ella. El ejército de Siria está totalmente armado y entrenado por Rusia. Estados Unidos ha impuesto sanciones a Siria desde los años setenta. Por su parte, Siria ha apoyado constantemente a los enemigos de Estados Unidos: Hezbollah, grupos palestinos y la República Islámica de Irán. Para añadir insulto a las lesiones, Assad se opuso activamente a la ocupación de Irak por parte de Estados Unidos ".
Cavar más profundo
Sin embargo, cuanto más la administración Obama trató de hacer funcionar su estrategia, más cayó presa de una contradicción fatal. La razón era simple. Obama afirmó favorecer una solución democrática, pero la gente con la que contaba para imponerla, es decir, los reinos del Golfo, son los estados más autocráticos de la tierra. Cuanto más dinero y ayuda canalizaban a la oposición, por lo tanto, más antidemocrático se hizo.
El Secretario de Estado, John Kerry, con Samantha Power, Embajador de Estados Unidos en la ONU, durante el debate general de la Asamblea General, 20 de septiembre de 2016 (Foto de la ONU)
Aunque la Casa Blanca siguió aferrándose al mito de una insurgencia "moderada", pronto se hizo evidente que los peores bárbaros - fundamentalistas sunitas fundamentalistas, "Takfiris", incluso los caníbales directos - tenían el control.
Las bengalas de advertencia subieron pero fueron ignoradas. En agosto de 2012, la Agencia de Inteligencia de Defensa de Estados Unidos informó que la Hermandad Musulmana, Al Qaeda y varios salafistas eran "las principales fuerzas que impulsaban la insurgencia" y que su objetivo era fomentar una guerra sectaria anti-chiíta y establecer un "principado salafista En Siria oriental ", la misma zona donde el Estado islámico establecería su califato dos años después. Sin embargo, la administración se negó a ajustar su estrategia.
En octubre de 2014, el vicepresidente Joe Biden se quejó en una conferencia en Harvard de que los aliados del Golfo de Estados Unidos "estaban tan decididos a derrocar a Assad y esencialmente tener una guerra sunita-chiíta" que "vertieron cientos de millones de dólares y decenas de miles de Toneladas de armas militares en cualquier persona que lucharía contra Assad excepto la gente que fue suministrada eran Al Nusra y Al Qaeda y los elementos extremistas de jihadis que venían de otras partes del mundo. "( La cotización comienza en 53:25.)
La respuesta de Obama fue ordenarle que telefoneara a varios líderes del Golfo y pedir disculpas por decir la verdad .
Las declaraciones del Secretario de Estado John Kerry a los exiliados sirios pro-rebeldes en septiembre pasado fueron aún más reveladoras. En el transcurso de una reunión de 30 minutos en las Naciones Unidas, se mostró voluntario de que el objetivo estadounidense no era combatir el Estado Islámico como se había afirmado durante mucho tiempo. Más bien, fue usar ISIS (también conocido como ISIL y Daesh) para presionar Assad y forzarlo a acceder a un gobierno pro-estadounidense. Refiriéndose a la decisión de Putin de intervenir en Siria en noviembre de 2015, Kerry dijo:
"La razón por la que Rusia entró es porque ISIL se estaba fortaleciendo. Daesh estaba amenazando la posibilidad de ir a Damasco y así sucesivamente, y es por eso que Rusia entró, porque no querían un gobierno de Daesh y ellos apoyaron a Assad. Y sabemos que esto estaba creciendo. Estabamos viendo.
...

Alerta Venezuela

No dejen de ver este conmovedor video

LatinoAmérica Calle 13

Así preparan la cocaína: un cocktel de venenos.

The American Dream

Facebook, Israel y la CIA


La Revolucion de la Clase Media

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

La Ola se extiende por todo el mundo arabe : Bahrein

La Caida de un Mercenario

La Revolucion no sera transmitida (I)

(II) La revolucion so sera transmitida

(III) La Revolucion no sera transmitida

(IV) La Revolucion no sera transmitida

(V) La Revolucion no sera transmitida

(VI) La Revolucion no sera transmitida

(VII) La revolucion no sera transmitida

(VIII) La Revolucion no sera transmitida

Narcotrafico SA

La otra cara del capitalismo...

Manuel Rosales mantenia a la oposicion con el presupuesto de la Gobernacion del Zulia...

El petroleo como arma segun Soros

Lastima que se agacho...

El terrorismo del imperio

Promocional DMG

Uribe y DMG