Cervantes

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobretodo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia dondequiera que esté.

MIGUEL DE CERVANTES
Don Quijote de la Mancha.

11 de junio de 2017

(Opinión) De un mexicano sobre Venezuela

Christian Márquez Angulo, Resumen Latinoamericano, 9 junio 2017 .-
Por dificultosa y compleja, la situación en Venezuela ha suscitado innumerables y muy diversas opiniones. Crisis, desabasto, hambre, inseguridad, violencia, autoritarismo, falta de democracia; estos son algunos de los calificativos con que los medios de comunicación representan el estado que guarda nuestro hermano país latinoamericano, calificativos que de hecho inundan los espacios comunicativos e informativos a los que acceden millones de personas en el país de quien esto escribe, México. Esta información es bombardeada día a día por radio, televisión, medios impresos e internet, mostrando no sólo una visión sesgada del acontecer venezolano, sino también un crudo ataque ideológico en contra del gobierno de Nicolás Maduro, representando a éste y a sus partidarios con tintes impositivos, incapaz políticamente, e incluso, mentalmente. ¿Por qué no nos muestran los métodos, violentos o anti democráticos, que emplean los opositores al gobierno chavista? ¿Por qué no hablan de los vínculos entre éstos y los grupos imperialistas con intereses económicos y políticos en Venezuela? Y relacionado a esto último ¿Por qué omiten mencionar la arremetida imperialista, labrada desde altos poderes capitalistas, sobre todo desde EUA, hacia el país latinoamericano?
Pero más que denunciar esta lluvia desinformativa, que no informativa, que debería nombrarse como una sucia guerra ideológica contra el gobierno y pueblo venezolano, me gustaría tocar un punto que como mexicano, no solo siento el deber de denunciar, sino de repudiar.
Las palabras del Secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray Caso, el pasado 31 de mayo sobre la situación política y social en Venezuela, son totalmente indignantes. Son indignantes por dos motivos fundamentales: primero, por la falta total de sensibilidad y solidaridad con que un supuesto representante político mexicano se refiere ante una grave problemática de un país latinoamericano, atacando y desconociendo un gobierno electo por el pueblo y en ataque constante por oligarquías nacionales e intereses imperiales, y segundo, por la hipocresía con que descalifica la actuación de dicho gobierno, desconoce su trabajo, gestión y soberanía, sin realizar una autocrítica y pasando por alto la crisis social, económica y política que vive México desde hace décadas y agudizada bajo la administración de su mando Enrique Peña Nieto.
Las respuestas de la gestión venezolana, en voz de su canciller Delcy Rodríguez, rechazado las infames palabras de Videgaray son acertadísimas. Pero no podemos no seguir recriminando la verborrea hipócrita de la cancillería mexicana.
Y no podemos sino recriminarla, pues Videgaray dijo observar “rasgos autoritarios” y una “dictadura” en el país latino caribeño, cuando en el México neoliberal actual la brecha entre el gobierno y la ciudadanía es cada vez mayor y las imposiciones son la única vía política que conocen los gobernantes.
Calificó de anti democrático al gobierno bolivariano por “cancelar elecciones, desconocer al Parlamento, encarcelar opositores y enjuiciar militarmente a quienes marchan contra el gobierno”. Acaso ¿no es “anti democrático comprar votos y amañar elecciones? ¿Desconocer oposiciones y negociar alianzas a beneficencia? ¿Encarcelar críticos sin juicio, desaparecerlos o asesinarlos? ¿Reprimir manifestaciones, militarizar al país en una falsa guerra contra el narco, y todavía, tener el cinismo de querer legalizar la represión y las torturas militares?
Ratificó el apoyo que México puede dar la población que vive la “crisis” venezolana pero ¿tendrá él y su séquito voluntad para apoyar a la población de la crisis mexicana? ¿Es crisis en Venezuela una inestabilidad social provocada por intereses ajenos y contrarios a la población venezolana, pero no es crisis la de México, con la desigualdad creciente, la falta de empleos, la inseguridad funeraria y la violencia normalizada que se vive día con día y ocasionada por el gobierno actual y sus antecesores neoliberales? Videgaray ¿realmente se preocupará por la supuesta pobreza y violencia que se viven en Venezuela, cuando él y sus partidarios no muestran signos de inquietud ni respuesta por el hambre, el desempleo y las violaciones a los derechos humanos y la vida misma de los mexicanos?
Y con esa desfachatez, no dudo para hacer llamado a una reconciliación internacional y a la intervención sobre Venezuela desde la Organización de Estados Americanos, organismo injerencista creado por Estados Unidos para multiplicar su poder sobre los países americanos. Es imposible pedirle a un gobierno que se embandera con el neoliberalismo y que ha dado visto bueno a los comandos expresados desde la Casa Blanca, que no siga ahora las órdenes de un instrumento fachada para conseguir los deseos imperialistas, pero lo que da todavía más escozor, es la total traición a la hermandad latinoamericana, cuando recientemente Venezuela y los países del ALBA expresaron su apoyo ante la arremetida de la “nueva” administración estadunidense sobre México, y la desmemoria de la tradición mexicana de no intervención, no injerencia y respeto sobre los gobiernos y soberanía de otros países, basada en la doctrina Estrada, que en algún momento de la historia del siglo XX dio prestigio a nuestro país y fue puntal de una visión progresista de la política internacional.
Es por todo lo anterior, brevemente expresado, que las declaraciones y llamados de la posición gubernamental oficial mexicana no solo desconocen la soberanía de Venezuela y dan la espalda a una población que ha sido gravemente dañada por intereses ajenos a ellos, sino ignoran la opinión y las condiciones de la población de México, son contrarias a los verdaderos principios progresistas e internacionalistas de la política mexicana y son un grave daño a los derechos de la ciudadanía mexicana por contravenir nociones de derecho, relaciones y solidaridad internacional que deben privilegiar el respeto y la paz entre pueblos y naciones hermanadas como Venezuela y México, atacadas por el enemigo común, los intereses imperialistas que acechan a toda Latinoamérica.
No a la injerencia del gobierno mexicano en contra del gobierno bolivariano. No a la sumisión ante organismos e intereses imperialistas.
Más allá de las posturas que tenga la sociedad venezolana hacia su gobierno, la derecha oligárquica nacional aunada a los poderes extranjeros imperiales jamás estarán del lado del pueblo ni de ningún pueblo latinoamericano.
Apoyo total al gobierno y pueblo bolivarianos.

Alerta Venezuela

No dejen de ver este conmovedor video

LatinoAmérica Calle 13

Así preparan la cocaína: un cocktel de venenos.

The American Dream

Facebook, Israel y la CIA


La Revolucion de la Clase Media

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

La Ola se extiende por todo el mundo arabe : Bahrein

La Caida de un Mercenario

La Revolucion no sera transmitida (I)

(II) La revolucion so sera transmitida

(III) La Revolucion no sera transmitida

(IV) La Revolucion no sera transmitida

(V) La Revolucion no sera transmitida

(VI) La Revolucion no sera transmitida

(VII) La revolucion no sera transmitida

(VIII) La Revolucion no sera transmitida

Narcotrafico SA

La otra cara del capitalismo...

Manuel Rosales mantenia a la oposicion con el presupuesto de la Gobernacion del Zulia...

El petroleo como arma segun Soros

Lastima que se agacho...

El terrorismo del imperio

Promocional DMG

Uribe y DMG