Cervantes

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobretodo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia dondequiera que esté.

MIGUEL DE CERVANTES
Don Quijote de la Mancha.

29 de junio de 2017

“Tú no sabes quién soy yo”


Jun 28, 2017         Carola Chávez

Recuerdo, allá por los años 80 y 90, que era normal ver, en el este del Este, soldados rasos haciendo de choferes, jardineros, mayordomos y conserjes en casas de “gente importante”.

Era normal ver a un soldado en el estacionamiento del supermercado cargándoles las bolsas a una señora encopetada. Los soldados eran personal del servicio privado, “cachifos” pagados por el Estado

Con esa imagen de las Fuerzas Armadas crecimos pero llegó Chávez y mandó a parar esto. De ahí la rabieta de tipos como Julio Borges, y ni hablar de la María Corina, una Ma-cha-do, que ahora se tienen que calar que un negro uniformado les hable de tú a tú
Por eso las amenazas, que si La Haya, que si la DEA, que si “dónde te vas a meter” mientras tratan de convencer a esos mismos soldados que bañan con mierda, de que “se unan a su lucha”, sí, esa lucha se lograra, borrarian a los soldados bolivarianos de la faz de la tierra.
Antes, cuando un pendejo cualquiera no quería obedecer, no tenían sino que decirle las palabras mágicas: “Tú no sabes quién soy yo?”.  
una tarde, estába en el Club Puerto Azul pescando, y había un niño, un gordito con cara de mala leche, pegándole palazos a un cangrejito le dije: “Mi amor, no dañes al cangrejito, mira que él tiene su familia”. El carajito, clavándome una mirada llena de desprecio, me contestó: “Yo en este club hago lo que me da la gana, porque mi tío es de la directiva”. Dicho esto, le acertó el palazo al cangrejo que quedó en el muelle hecho puré, listo para una puputov
Con esa cultura llega el sifrinaje a la Asamblea Nacional. Llegaron a patear culos, que es lo único que saben hacer. Llegaron, a poner en su sitio a esta cuerda de negros del comando de la Guardia Nacional Bolivariana que hay en el Palacio Legislativo que no sé qué se han creído.
intensificación del odio dirigido a los militares que insisten en su apego a la soberanía y a la constitución; así, después de declarar públicamente que sabotearán las elecciones para la Constituyente, montan un show en el Palacio Legislativo y una coñaza en patota, y decenas de cámaras tratando de montar una historia que no pega con las imágenes que graban: “La GNB golpea violentamente a diputados opositores”, y uno lo que ve es a los diputados matando a patadas, golpes y empujones, a los efectivos de la guardia, que contienen el ataque con sus escudos.
En ese contexto llega bravito “el gordito con cara de pura leche” de Julio Borges a “poner en su sitio” al coronel que está al mando de la unidad Como una olla de presión, Borges se va cargando porque el coronel ese, ese negrito alebrestado, no le está haciendo caso. Julio, no puede, se le ve en la cara que no puede, y al final vomita: “tú no sabes quién soy yo?”.
“Si, y yo, el comandante de esta unidad”—respondió el coronel que no le carga bolsas a nadie y agregó: “le agradezco que se retire…”. Julio metió la barriga, no lo podía creer. Él, el que tiene el respaldo de la cuarta flota de los EEUU, el que se dice  líder de la invasión, perdón, de la transición, de un solo empujón, puso a Julio Borges “en su sitio”.
“¡Indignante!” — dijeron horrorizados voceros antichavistas que no tienen ni idea de lo que es la dignidad. “Violentaron la majestad de su cargo”, se quejaron otros que aplauden cada vez que alguien le menta la madre a Maduro. “¡Cuánta violencia!” —chillaban, al mismísimo tiempo que tenía sus esperanzas puestas en un terrorista en helicóptero que lanzaba  granadas sobre el centro de Caracas
“Tú no sabes quién soy yo?” Lo sabemos y por eso es que no volverán.
http://elabrelata.com/tu-no-sabes-quien-soy-yo/

Alerta Venezuela

No dejen de ver este conmovedor video

LatinoAmérica Calle 13

Así preparan la cocaína: un cocktel de venenos.

The American Dream

Facebook, Israel y la CIA


La Revolucion de la Clase Media

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

Descontento en el corazon del capitalismo: el Reino Unido

La Ola se extiende por todo el mundo arabe : Bahrein

La Caida de un Mercenario

La Revolucion no sera transmitida (I)

(II) La revolucion so sera transmitida

(III) La Revolucion no sera transmitida

(IV) La Revolucion no sera transmitida

(V) La Revolucion no sera transmitida

(VI) La Revolucion no sera transmitida

(VII) La revolucion no sera transmitida

(VIII) La Revolucion no sera transmitida

Narcotrafico SA

La otra cara del capitalismo...

Manuel Rosales mantenia a la oposicion con el presupuesto de la Gobernacion del Zulia...

El petroleo como arma segun Soros

Lastima que se agacho...

El terrorismo del imperio

Promocional DMG

Uribe y DMG